Santa María de Sebrayo

Finales del siglo XII.

Finales del siglo XII. Bien de Interés Cultural desde 1994.

A pesar de los añadidos posteriores, la planta primitiva de la iglesia consta de una nave única que se estrecha ligeramente a la altura de la cabecera cuadrada y el perímetro mural de estos espacios está reforzado con un zócalo decorado con dientes de sierra.

La portada principal, compuesta por un arco de medio punto, se realza por un guardapolvo recorrido por una cenefa de medios círculos, que conserva una policromía en tono azulete. La portada Sur, también mantiene su fábrica primitiva y es similar a la anterior, aunque más pequeña.

En el muro Este de la nave se abre un óculo y en el testero se conserva la única ventana  monumental del templo, que está dispuesta sobre una moldura saliente con una cenefa labrada. La saetera consta de un arco de medio punto que descansa en dos columnillas de fuste labrado. Las columnas están rematadas por capiteles esculpidos con motivos vegetales y cuentan con cimacios ornamentados que se prolongan horizontalmente en el muro. Junto al capitel derecho hay un sillar que muestra en relieve una roseta inscrita en un círculo perlado.

Los aleros de la nave y cabecera cobijan hileras de canecillos románicos. Mientras los de la nave están desornamentados, los de la cabecera contienen decoración esculpida.

El interior de la nave conserva su cubierta románica y en el muro Sur, sobre una puerta que comunica con la sacristía, se hay un dintel con una inscripción románica. Los muros Norte y Sur de la nave presentan bajo el encalado vestigios de decoración pictórica. El arco triunfal está compuesto de arquivoltas de medio punto apoyadas en una columna a cada lado y coronadas por capiteles esculpidos con motivos vegetales.

Acceder